fontiveros 3



GOLPES DE CALOR EN LOS BEBÉS

En verano es importante prestar atención a los pequeños, sus sistema de defensa ante el calor no está tan preparado como el nuestro y no saben como explicar lo que les está pasando. El bebé es muy sensible a los cambios bruscos de temperatura, siendo el golpe de calor la alteración más grave de la regulación térmica.

 

El golpe de calor consiste en la elevación de la temperatura por encima de lo normal, causada por estar en un ambiente muy caluroso, la exposición al sol, llevar demasiada ropa o no estar adecuadamente hidratado.En definitiva, es la respuesta del cuerpo a la excesiva pérdida de agua y sal contenidas en el sudor.

Los síntomas más reconocibles son.

 

  • Irritabilidad e incomodidad
  • somnolencia
  • exceso de sudoración
  • enrojecimiento con sequedad en la piel en cuello, pecho y axilas
  • mareos
  • náuseas y vómitos
  • desmayos
  • pérdida de consciencia
  • convulsiones

 

Si sospechamos que el bebé puede estar sufriendo un golpe de calor hay que actuar rápidamente. El primer paso es refrescarle, trasladarlo a un lugar fresco y ventilado, si es posible ducharlo con agua fresca. Darle de beber según edad bien leche materna o agua. Si no se detecta mejora, lo mejore es acudir a a un centro médico.

De todas formas el mejor tratamiento es la prevención, hay que evitar el exceso de calor sobretodo con grandes dosis de humedad. Para combatir la humedad hay que ofrecerle líquidos o pecho, las comidas deben ser frescas y ligeras. En medida de lo posible el bebé debe permanecer en lugares frescos y ventilados, evitando en lo posible que salga a la calle en las horas centrales del día. Si hay que salir, le pondremos ropa ligera, gorro y crema protectora procurando ir siempre por la sombra.

Visita nuestro facebook
Visita nuestro facebook